Alianzarompiendo

Tendencias y consejos financieros

La Salud Financiera y Tú

alcancia de cerdito y estetoscopio

La Salud Financiera y Tú

Tu salud financiera es importante, al igual que tu salud física. Hacer un chequeo financiero de bienestar puede ayudar a determinar qué ajustes necesitas hacer en tu vida.

¿Cuándo fue la última vez que fuiste al médico? Cuando fue, probablemente estabas recibiendo algún tipo de chequeo, ya sea preventivo o para diagnosticar un problema.

Cuidamos nuestros cuerpos, como deberíamos, yendo al médico. A través de este proceso, estamos evaluando nuestra salud.

Como todo esto suena bastante obvio, sigamos con una pregunta similar: ¿Cuándo fue la última vez que evaluaste tu salud financiera?

Nuestras finanzas pueden hacer o deshacernos en muchos casos, por lo que es fundamental conocer dónde estamos financieramente.

Al hacer un chequeo financiero de bienestar, podremos determinar qué ajustes necesitamos hacer en nuestras vidas, desde ahorrar hasta gastar y ganar.

Determina tu patrimonio neto y ve como va tu Salud Financiera

El primer paso para evaluar tu salud financiera es descubrir cuál es tu patrimonio neto. El patrimonio neto es una forma común de ver cómo se mantiene financieramente rápidamente. Se calcula simplemente tomando el valor de tus activos y restando sus pasivos.

hombre revisando documentos

Algunas aplicaciones, lo hacen por ti, pero las matemáticas son bastante simples. Anota todo lo que posees que se considera un activo (es decir, efectivo, inversiones, tu casa) y resta todo lo que tienes como deuda (es decir, préstamos estudiantiles, deudas de tarjetas de crédito, hipotecas). Tu ingreso no cuenta en esta ecuación en absoluto: es simplemente un indicador de lo que tienes actualmente frente a lo que debes.

Calcula la relación deuda-ingreso

Una vez que hayas calculado tu patrimonio neto, es hora de examinar más de cerca tus ingresos (lo cual no se considera en tu patrimonio neto, recuerda). La relación deuda-ingreso se calcula tomando el monto total que paga en los pagos de deuda y dividiéndolo entre tu ingreso bruto mensual.

mujer usando una calculadora

Entonces, por ejemplo, supongamos que tu ingreso bruto mensual (antes de impuestos y otras deducciones) es de $ 7,000, y tiene los siguientes pagos de deuda:

  • Hipoteca – $ 1,800
  • Auto – $ 300
  • Préstamo estudiantil – $ 200
  • Tarjeta de crédito – $ 150

Por lo tanto, tus pagos totales de la deuda son de $ 2,450 por mes. Divide eso entre los ingresos bruto de $ 7,000 y tendrás una relación deuda-ingreso del 35 por ciento ($ 2,450 / $ 7,000 = 0.35). La mayoría de las personas (y la mayoría de los prestamistas) recomiendan una relación deuda-ingreso de 30 por ciento o menos. Recomendaría ir incluso más bajo que eso y tratar de mantenerlo no más del 20 por ciento.

Un error común es tener un mal manejo al utilizar las tarjetas de crédito, pero esto se puede solucionar con cierta facilidad.

Averigua a dónde va tu dinero (y si estás gastando más de lo que deberías)

Durante mucho tiempo, no presupuestaba mi dinero. Simplemente me aseguré de que mi cuenta corriente no se sobregirara y dejé todo lo que pude en ahorros cada mes, lo que a veces no era mucho. Mal movimiento financiero de mi parte.

Debes estar íntimamente al tanto de dónde viene y hacia dónde va cada peso. Esto puede sonar loco y requerir mucho tiempo. Confía en mí, lo es. Pero si alguna vez quiere salir adelante económicamente, necesitas estar muy conectado con tu dinero.

Cuando hagas gastos, busca echar mano de cada recurso que tengas para gastar lo menos posible, un ejemplo sería el utilizar el sistema de puntos de tu tarjeta de crédito, ya sea para buscar no gastar al cambiar los puntos, o tener una alguna promoción que te ayude a gastar menos.